ECONOMIA

En julio la industria trabajó al 56,7 por ciento de su capacidad

Según informó este jueves el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), la utilización de la capacidad instalada de la industria fue del 56,8 por ciento en julio, casi dos puntos porcentuales menos que el 58,7 por ciento del mismo mes de 2019.

La comparación interanual, por su parte, mostró una merma de casi casi dos puntos porcentuales, ya que en julio de 2019 el nivel de uso de la capacidad instalada fue de 58,7%. Respecto al mes anterior, el nivel de utilización de la capacidad instalada en el sector fabril mostró un avance de más de tres puntos porcentuales frente al 53,3 por ciento de junio.

Las variaciones en la utilización de la capacidad instalada resultaron congruentes con lo ocurrido en la producción industrial que, durante julio mostró una caída del 6,9 por ciento respecto a igual mes del año pasado, pero subió 2,1 por ciento en relación a junio.

Según el INDEC, los rubros que peor la pasaron en el séptimo mes del año, y que trabajaron por debajo del promedio, fueron Edición e impresión (51,6 por ciento), Caucho y plástico (47,3 por ciento), Industria metalmecánica (44,6 por ciento), Textiles (43,1 por ciento) e Industria automotriz (29,8 por ciento).

En contraste, los bloques sectoriales que presentaron niveles de utilización de la capacidad instalada superiores al nivel general fueron Productos del tabaco (79,5 por ciento), Sustancias y productos químicos (68,7 por ciento), Refinación del petróleo (68,1 por ciento), Minerales no metálicos (67,5 por ciento), Papel y cartón (65 por ciento), Industrias metálicas básicas (61, por ciento) y Alimenticios y bebidas (59,5 por ciento).

La principal incidencia negativa en julio de 2020 respecto al mismo mes del año anterior se dio en las Industrias metálicas básicas, que exhibieron un nivel de utilización de la capacidad instalada de 61%, inferior al 79,3% de igual mes de 2019. Según datos difundidos por la Cámara Argentina del Acero, la elaboración de acero crudo mostró una disminución de 22,2% respecto del nivel registrado en julio del año pasado.

En tanto, la elaboración de alimentos y bebidas registró en julio un nivel de utilización de la capacidad instalada de 59,5%, por debajo del 63,9% de igual mes del año pasado debido principalmente del menor nivel de molienda de oleaginosas, de la disminución en el volumen de producción de ciertas líneas de bebidas como aguas y bebidas gaseosas, y de la menor elaboración de carnes bovina y aviar.

Por su parte la refinación del petróleo utilizó el 68,1% de la capacidad instalada contra el 75,1% del año pasado, a partir de la menor demanda de combustible, producto de la pandemia y las restricciones con ella asociada.

En cuanto al sector textil, la utilización del 43,1% de maquinarias y equipos contrastó con el 60,6% del año pasado.

Por contrapartida, en el bloque de Sustancias y productos químicos, la utilización de la capacidad instalada alcanzó al 68,7%, por encima del 47,5% de julio del año pasado.

Las plantas que elaboran productos químicos básicos, materias primas plásticas y caucho sintético y las que fabrican jabones y productos de limpieza presentaron los principales incrementos en la utilización de la capacidad instalada respecto de julio del año anterior.

Según la encuesta cualitativa de la industria manufacturera durante la emergencia sanitaria efectuada por el Indec sobre más de 1.700 locales manufactureros, durante julio el 51% de las empresas operó con normalidad, mientras que otro 45% operó parcialmente y el restante 4% estuvo sin actividad.

Fuente: TÉLAM